03/04/2017

Proyecto Riotinto es ya un espacio de trabajo cardio-asegurado

Se han instalado desfibriladores y se ha formado a suficientes empleados para estar  preparados ante situaciones de parada cardio-respiratoria

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte. Entre ellas destaca la muerte súbita cardiaca, que suele ocurrir fuera del entorno hospitalario. La supervivencia de muchas de las víctimas depende de que se apliquen las técnicas básicas de reanimación cardiopulmonar en los primeros minutos, aumentando las posibilidades de recuperación en más del 50% de los afectados.
Parte de la cadena de supervivencia
Ante esta evidencia, Proyecto Riotinto y su servicio de Prevención han liderado un esfuerzo preparando el centro de trabajo para ser pieza fundamental en la mejora de estas perspectivas: se han instalado desfibriladores y se ha formado personal en su utilización, pasando así a formar parte de la cadena de supervivencia, en coordinación con los servicios de emergencia externos.
La correcta atención a la parada cardiorrespiratoria consiste en la aplicación precoz de una serie de acciones conocidas como cadena de supervivencia que empieza por saber reconocer la situación para activar el sistema de emergencias sanitarias, el inicio de las maniobras de soporte vital básico, la desfibrilación eléctrica y la aplicación de técnicas de soporte vital avanzado.
Como decimos, la única forma de conseguir una mayor supervivencia es un tratamiento adecuado y precoz de las víctimas. Primero mediante una correcta Resucitación Cardiopulmonar, lo que se garantiza con la formación impartida a 39 empleados que cubren todos los turnos y áreas. Y segundo contando con un acceso rápido y fácil a los Desfibriladores Externos Semiautomáticos que ya se han instalado en tres puntos de la mina.
La primera mina cardio-asegurada
Recientemente, y después de meses de trabajo y formación, Proyecto Riotinto es hoy un espacio de trabajo cardio-asegurado, siendo la primera mina en Andalucía en contar con esta acreditación.
Esta la realiza la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias, dependiente de la Consejería de Salud, que constata que estas instituciones han formado a sus profesionales y han ubicado desfibriladores en sus instalaciones, en el número y los lugares adecuados. Mediante inspecciones periódicas, este organismo se asegura de que las empresas realizan el mantenimiento periódico de los desfibriladores, y refrescan la formación de sus empleados para que esté todo siempre a punto para actuar.

Volver a Noticias

© Copyright 2017
Comunicación |Trabaja con nosotros |Contacto |Atalaya Mining |Aviso legal